Skip to content

“Dios”

En el estudio bíblico de esta semana, reflexionaremos sobre la identidad de Yahvé como un ser complejo, un Dios y al mismo tiempo Padre, Hijo y Espíritu. El término teológico para este concepto se llama la Trinidad. Dios está unido en su interior como una comunidad de amor eterno. El amor no es sólo uno de sus atributos; el amor es lo que él es. Por eso, cuando el Padre, el Hijo y el Espíritu crearon la humanidad, fue una expresión y una invitación al amor eterno. La humanidad rechazó esta invitación al principio, pero Dios hizo todo lo posible para que participáramos en su comunidad de amor.

¿Quién es Dios?

 

Si entras en una habitación llena de gente y empiezas a preguntar a la gente “quién es Dios”, obtendrás todo tipo de respuestas basadas en las creencias religiosas o no religiosas de la gente. Si hablas con alguien que respeta la Biblia, probablemente oirás hablar de una deidad todopoderosa, el tipo grande de arriba que nos creó y nos vigila a todos. Pero, ¿qué significa realmente la palabra “Dios” en la Biblia?

 

 

Pregunta del video

¿Qué es lo que más te sorprendió de este video?

 

 

Bueno, es complejo.

 

En primer lugar, el ser espiritual que la Biblia llama Dios es trascendente y el autor de toda la realidad tal como la conocemos. Cualquier conocimiento que tengamos sobre tal ser siempre será limitado y parcial porque un Creador por definición está por encima y más allá de lo creado. Pero la historia de la Biblia también describe a un Dios que quiere conectarse con su creación en una genuina asociación para revelar el propósito y el plan divino. Así que cuando Dios se aparece a las personas en la Biblia, es comprensible para ellas (las personas pueden ver, oír e interactuar con Dios como persona), pero también rompe sus categorías al mismo tiempo. No es sólo que entender a Dios sea complejo; resulta que este Dios en sí mismo también es extremadamente complejo.

En este estudio, exploramos el complejo retrato de Dios en la Biblia y cómo se revela a sí mismo en formas que tienen sentido para nosotros y que al mismo tiempo rompen nuestra comprensión de la realidad. Cuando se describen los atributos de Dios en las Escrituras hebreas, o cuando se habla del Espíritu de Dios, encontramos seres divinos que son a la vez divinos y distintos de Dios. Cuando los autores bíblicos quieren hablar de la futura asociación de la humanidad con Dios para gobernar el mundo juntos, encontramos una figura llamada “el hijo del hombre” (en Daniel 7). Y esta figura, al igual que los atributos y el Espíritu de Dios, es a la vez distinta de Dios y también parte de la propia identidad de Dios.

 

 

Juan 17:20-24

 

La esencia misma de Dios es el amor. Ha existido eternamente dentro de una comunidad, o triunidad, de amor. La oración de Jesús, registrada en el Evangelio de Juan, nos da un vistazo al amor y la unidad que Jesús siempre ha compartido con su Padre. También nos muestra lo comprometido que está en ayudarnos a participar en esta comunidad divina de amor y unidad.

 

Pregunta 1:

¿Qué preguntas o pensamientos le surgen al reflexionar sobre el pasaje?

 

Pregunta 2:

Jesús oró para que sus discípulos fueran uno, así como él es uno con Dios Padre (ver vs. 21). ¿Cómo practicas la unidad en tus relaciones en este momento? ¿Dónde se necesita más práctica? Tómate un tiempo para hacerte eco de la oración de Jesús por la unidad.

 

Pregunta 3:

Considere el vs. 23. ¿Qué sucede cuando los seguidores de Jesús viven en unidad con Dios y con los demás? ¿Qué pasa si los espectadores no pueden encontrar una expresión unificada de amor en la tierra? ¿Cómo podría afectar esto a la forma en que ven a Dios?

 

Pregunta 4:

Describa la forma en que el Padre ama a Jesús. Reflexione sobre la realidad de que Dios Padre ama a sus discípulos “como” el Padre ama a Jesús (ver vs. 23). ¿Qué le viene a la mente al reflexionar sobre esto?

 

 

Un Dios complejo revelado en y a través de Jesús.

 

Afirmaba ser la encarnación del Dios bíblico en forma humana. Jesús se presenta como distinto de Dios y también como Dios. Se dirigió a Dios como “mi Padre”, pero también afirmó que él y el Padre son el Dios Único de la Biblia. Y cuando Jesús experimentó el amor del Padre, fue a través de la presencia personal del Espíritu, que es a la vez uno con Jesús y el Padre y, sin embargo, distinto de ambos. Y aunque nuestras mentes no son plenamente capaces de comprender un ser que es a la vez uno y más que uno, este es precisamente el retrato de Dios que se nos presenta en la historia de la Biblia. Las Escrituras Hebreas nos prepararon para el concepto de un Dios que es una unidad compleja, y el Nuevo Testamento afirma que en Jesús vemos el retrato más perfecto de este ser Creador, que es una comunidad eterna de amor unificado – el que es tres y uno.

Este no es un concepto fácil de entender, pero la historia bíblica no nos pide que simplemente comprendamos la idea de Dios. Más bien, en la historia de Jesús estamos siendo invitados a conocer y ser conocidos por este ser, que quiere que participemos en su amor eterno. La Biblia no sólo nos da nuevas ideas para pensar en Dios. Es una invitación a conocer a su Creador y descubrir por qué existe en el universo. Y la respuesta, resulta que es notablemente simple: Existes para ser amado, como Jesús fue amado desde la eternidad por su Padre. Este video es una introducción al maravilloso y complejo retrato de Dios que nos lleva a una comprensión más profunda de Jesús y de nosotros mismos.

 

 

Efesios 4:1-6

 

Pablo insta a sus oyentes a vivir una vida que coincida con el llamado de Dios a la unidad. Él entiende que sin humildad, gentileza, paciencia y amor compasivo, la unidad no puede existir. Así que llama a la gente a hacer todo lo posible para mantener los hábitos de unidad que existen en el Espíritu de Dios. Dios es uno, y nosotros también estamos llamados a ser uno.

 

Pregunta 1:

Fíjense en las palabras repetidas en este pasaje. ¿Qué crees que Pablo estaba tratando de comunicar al repetir estas palabras?

 

Pregunta 2:

¿Dónde has notado expresiones de humildad, gentileza, paciencia o amor más recientemente?

 

Pregunta 3:

Piensa en un momento en el que estabas experimentando la ruptura de una relación. Si pudieras viajar a ese tiempo, con este pasaje en mente, ¿qué harías de manera diferente? ¿Qué puedes hacer hoy para construir o reconstruir un vínculo de paz?